Skip To Main Content

Header Logo

O Castro British International School

Header Holder

Header Top Right

Header Utility

Toggle Language

Header Trigger

Header Desktop Menu

Close Desktop Menu

Landing Navigation

Breadcrumb

50 cosas que todos los niños deberían hacer en la naturaleza

  • Consejos
Coruña British International School

Los niños están menos tiempo al aire libre que antes, lo que estaría provocando en ellos problemas de salud o que su conciencia ambiental sea menor. Diversos expertos denominan este fenómeno “trastorno por déficit de naturaleza“, y proponen varias actividades lúdicas para que pequeños y mayores pasen más tiempo en un entorno natural, aunque sea un parque cercano. Aprovechemos los alrededores de nuestro colegio Coruña British International School para profundizar en la naturaleza.

No lo decimos nosotros, lo afirma la psicóloga y filósofa Heike Freire, autora del libro ‘Educar en verde’. En su opinión, los niños en la actualidad corren más peligro en casa que en la naturaleza, defiende que necesitan un poco de «salvajismo» diario (mancharse las manos con barro o subirse a un árbol) y apela a los padres para que apoyen la tendencia innata de sus hijos por lo natural, incluso al lado de casa: oír los pájaros, ver las flores, investigar, observar, etc.

En este sentido, la National Trust ha creado la campaña 50 cosas que hacer antes de que tengas 11 y ¾, que propone las siguientes actividades al aire libre que toda persona debería probar antes de cumplir 12 años:

 

1. Subirse a un árbol.

2. Tirarse por el suelo dando vueltas por una colina.

3. Acampar en plena naturaleza.

4. Construir una guarida.

5. Tirar una piedra en el agua para que rebote.

6. Correr pisando charcos.

7. Volar una cometa.

8. Pescar un pez con una red.

9. Comer directamente una manzana del árbol.

10. Jugar al «Conkers» (un juego infantil típico inglés con castañas).

11. Dar un largo paseo en bicicleta.

12. Dejar tu rastro usando palos.

13. Realizar un pastel de barro.

14. Construir una presa en una corriente de agua.

15. Jugar en la nieve.

16. Hacer un colgante con margaritas.

17. Organizar una carrera de caracoles.

18. Hacer obras de arte con elementos de la naturaleza.

19. Jugar al «Poohsticks» (juego popular británico con palos que se tiran a un río sobre un puente, basado en el libro de Winnie the Pooh).

20. Saltar por encima de las olas.

21. Coger moras, arándanos, grosellas silvestres.

22. Explorar el interior de un árbol.

23. Visitar una granja.

24. Andar con los pies descalzos.

25. Hacer una trompeta usando una simple hierba.

26. Buscar fósiles o restos dentro de la tierra.

27. Mirar las estrellas en una noche de verano.

28. Subir una gran montaña. (No hace falta que sea el Everest, claro)

29. Explorar una cueva.

30. Sostener en la mano a un animal mientras se mueve.

31. Cazar insectos.

32. Encontrar huevos de rana.

33. Recoger hojas secas mientras se caen

34. Seguir las huellas de los animales.

35. Descubrir lo que hay en un estanque.

36. Fabricar un hogar para un animal.

37. Echar un vistazo a las criaturas de una piscina natural.

38. Atrapar una mariposa en pleno vuelo.

39. Coger un cangrejo de río o en la playa.

40. Ir de paseo nocturno por la naturaleza.

41. Plantar, cuidar y recoger sus frutos.

42. Ir a nadar en el mar. (Esta sin duda lo tenemos muy fácil)

43. Construir una balsa.

44. Ir a observar las aves de nuestro entorno.

45. Encontrar el camino con un mapa y una brújula.

46. Probar la escalada en roca.

47. Cocinar en un fuego de campamento.

48. Aprender a montar a caballo.

49. Jugar al «geocaching» (una yincana con GPS).

50. Ir en canoa por un río.

 

¿Por qué es importante jugar al aire libre?

El tiempo que se pasa al aire libre se ha vinculado a la mejora de la capacidad de concentración, la memoria y la función ejecutiva, es decir, cómo aprendemos frente a qué aprendemos.

Sin duda somos los padres los que debemos poner los medios para que nuestros hijos pasen tiempo en entornos naturales, aunque desde nuestro colegio fomentamos el aprendizaje al aire libre y las actividades en el exterior. Y sí, es difícil sacar el tiempo y hacer que se convierta en un hábito, pero es necesario hacer el esfuerzo.

De entrada, se trata de recuperar los espacios naturales públicos. Jugar en jardines, parques, y zonas verdes cercanas es una buena manera de poner a los niños en contacto con la naturaleza. También aprovechar los fines de semana para salir de picnic al campo, visitar granjas, Parques Naturales, ir a bañarse a un pantano o a un río, hacer alguna acampada al aire libre. Y por supuesto aprovechar las vacaciones y elegir destinos naturales, como la playa o el campo, enseñarles a pescar, a observar las aves, las hojas o los insectos, recoger conchas o piedras en la playa, construir castillos de arena, o también apuntarles a campamentos en la naturaleza.

 

Busca oportunidades para estar al aire libre. El aire es más sano, los niños están más tranquilos, los juegos son activos, la curiosidad se estimula… ¡Todo son beneficios! ¡Y disfruta!

  • Actividades de verano

¿Te ha gustado este artículo?

Ahora puedes conocer nuestro proyecto educativo reservando una visita con la responsable de admisiones y haciéndole todas las preguntas que quieras. Reserva un día más abajo.

Reserva tu visita personalizada

 

Últimas Noticias en Educación

Últimas Publicaciones

No post to display.